martes, 2 de septiembre de 2014

Cómete la cabeza para alimentarte bien.


Mucho se habla sobre la mezcla de alimentos y no siempre con conocimiento de causa. Hay dietas que proclaman no mezclar alimentos para hacer una digestión más fácil y perder peso rápidamente, pero la realidad es bien distinta. Mezclar alimentos, haciéndolo con inteligencia, puede ser una buena solución para digerir mejor los nutrientes, e incluso las grasas pueden eliminarse de manera más eficaz, sin que queden tantos “residuos” en nuestro organismo.

El único inconveniente que hay al combinar alimentos es que unos son de digestión más rápida que otros, por lo que requieren enzimas digestivas
distintas para que en el estómago se absorban adecuadamente. Así por ejemplo, las proteínas necesitan jugos ácidos para su correcta absorción, y los hidratos, en cambio, jugos alcalinos.

En cualquier caso, combinar alimentos ayuda a tener más energía y vitalidad, pero, como decíamos, haciéndolo siempre con inteligencia. Vamos a ver qué combinaciones son correctas y cuales incorrectas:

Combinaciones correctas:

Pasta y vegetales.

Judías y vegetales.

Carne o pescado con vegetales.

Cereales y vegetales.

Legumbres o judías y granos.

Fruta sola.

Combinaciones incorrectas:

Vegetales y fruta.

Carne y fruta.

Lácteos y fruta.

Carne y lácteos o derivados.