jueves, 4 de septiembre de 2014

4 pistas para lograr la ensalada ideal.


Las ensaladas son platos con gran variedad de alimentos nutritivos para el organismo. Es cierto que, como dice el refranero español, “cada maestrillo tiene su librillo”, pero como deportistas, podemos daros unos consejos para preparar unas ensaladas hechas a tu medida. Presta atención:

  • Mezcla de alimentos. En nuestras ensaladas debemos tratar de reunir las cantidades de proteínas, hidratos y grasas sanas que necesitamos cada día, y eso lo podemos hacer solo combinando alimentos. Intenta que cada día de la semana la ensalada sea distinta. Tienes docenas de posibilidades: verduras, frutas, hortalizas, carnes, frutos secos, legumbres, setas, etc.
  • Baja en calorías. Para no aumentar de peso, podemos hacer ensaladas recargardas de alimentos pero bajas en calorías. Utiliza verduras y hortalizas frescas, quesos bajos en grasa, frutas, legumbres cocidas, carnes magras y pescados ligeros. Evita cualquier tipo de salsa. Las ensaladas tienen el privilegio de saciarnos sin hacernos pasar hambre, por lo que adelgazamos sin sufrir.
  • Alimentos frescos. Lo fácil y rápido es hacer una ensalada con lechuga en bolsa, zanahoria preparada ya en láminas, atún de lata o champiñones en lata, pero si queremos aprovechar la totalidad de las vitaminas y minerales de los alimentos que tomamos, es mejor comprarlos frescos y prepararlos nosotros mismos.
  • Aprovecha la temporada. Cada alimento, sobre todo las frutas, las verduras y las hortalizas, tienen una época del año óptima para su cultivo y su consumo. Por ejemplo ahora en verano los tomates están en temporada, y sus nutrientes se aprovechan al cien por cien. Si además los alimentos se han cultivado biológicamente, mejor.