lunes, 18 de agosto de 2014

¿Por qué es importante para un corredor entrenar el tren superior?


Aunque muchos corredores lo desconozcan, el tren superior tiene una importancia enorme a la hora de hacer atletismo. Si bien es cierto que no necesitamos tener un tren superior de gran volumen, eso no significa que no debamos trabajarlo y prestarle la atención que se merece. El tren superior tiene una función vital a la hora de tener una correcta técnica de carrera, y eso significa una zancada más eficiente y, por tanto, más velocidad. El tren superior nos ayuda a mantener el equilibro, un aspecto fundamental sobre
todo para los corredores de montaña, que con tanta frecuencia se encuentran en terrenos abruptos y pedregosos donde el apoyo es complicado.

Fortalecer esta parte del cuerpo también contribuye a mejorar la eficiencia del empuje del pie, ya que la mayor parte de la fuerza del empuje viene dada por las caderas, no por los glúteos. Al proporcionarte estabilidad, un tren superior fuerte facilita la extensión de la cadera y permite que los glúteos impulsen las piernas al correr.

La función del tren superior durante la carrera también es postural, ya que nos ayudará a no arquear la espalda ni inclinarlos hacia adelante. Al tener esta postura erguida para correr, la entrada de oxígeno en los pulmones es más eficiente y por tanto nuestros músculos están mejor oxigenados y retrasarán la llegada de la fatiga. Por ello, es muy recomendable para los corredores fortalecer de manera especial los trapecios laterales e inferiores.