lunes, 25 de agosto de 2014

Corre como sea.

Correr en verano está recomendado para los pacientes de reuma.

La Sociedad Española de Reumatología aconseja a los enfermos reumáticos practicar deporte en verano para tener una mejor calidad de vida. La actividad física y la contracción muscular favorecen la tonificación muscular, la estabilidad de las articulaciones y son los mejores estimulantes que existen para la formación del hueso. El especialista en reumatología del Hospital Universitario de Guadalajara, Jesús Tornero, asegura que “hay que correr, sea como sea, adaptado a tu edad, estado físico, entrenamiento previo y patología afectada”. Además, añade que “los afectados por reuma suelen
encontrarse mejor, con menos crisis y un cierto alivio en su dolor”. Y es que los rayos ultravioleta del sol son beneficiosos (siempre con precaución, por supuesto) para el organismo, ya que nos aportan vitamina D, lo que supone una gran ayuda para las personas con osteoporosis.

El Doctor Jesús Tornero también apunta que “el calor favorece la dilatación de los conductos sanguíneos por la relajación del músculo de la pared vascular, por eso las personas con dolores de espalda o pacientes del fenómeno de Raynaud (una enfermedad que provoca palidez y dolor en los dedos con el frío) se sienten mejor en verano, porque tienen menos dolores”.