viernes, 25 de julio de 2014

Haz de la piscina tu gimnasio y quema calorías.




En ella se pueden realizar diversas actividades que te permitirán ponerte a tono en estos meses, y ¿por qué no? el resto del año.


Empezaremos por lo más básico, aunque no por ello sencillo. Se trata de la carrera en el agua. También llamada deep water running, consiste en imitar el movimiento de correr –que no de pedalear- en una piscina profunda sin que los pies toquen el fondo, usando un chaleco o un cinturón flotador.

Además de ser una actividad intensa, está libre de impactos. Exige fuerza abdominal para la estabilidad del cuerpo y trabaja la resistencia muscular de brazos y piernas. Se debe practicar entre 45 y 60 minutos, y el gasto calórico es de unas 400 calorías.

La carrera en el agua también se puede realizar a través de una cinta dentro de la piscina, en cuyo caso estaríamos hablando del aquafit. El agua debe
llegarnos por la cintura, y se trata de jugar con la intensidad y la inclinación del aparato.

Esta práctica fortalece el sistema cardio-vascular y la musculatura de los miembrosinferiores. También incrementa el consumo de calorías hasta un 140% debido a la resistencia del agua, pero el impacto es un 45% inferior al de una cinta habitual.

Para realizar esta actividad es necesario por lo general la presencia de un profesor que realice las indicaciones oportunas. Las calorías perdidas serían de 600, para una clase de 45 minutos.

Conocidos por todos son los abdominales, que ejercitan el abdomen y la zona central del cuerpo a través de movimiento con barras de forma localizada, lo que favorece el consumo de calorías y el condicionamiento aeróbico. Una sesión adecuada nos llevaría 45 minutos, en los cuales quemaríamos entre 300 y 400 calorías.