jueves, 24 de abril de 2014

Correr con alergia.

Algunos consejos para cuidarnos del polen al correr.

Durante la primavera, para muchos corredores correr unos pocos kilómetros al aire libre se puede llegar a convertir en un suplicio. La temida alergia hará de las suyas por estas fechas y puede que nos impida salir a entrenar.

Por suerte, siempre podremos hacerlo en la cinta del gimnasio y, si no fuera posible, con unos cuantos consejos podremos conseguir entrenar sin dificultad.

1. Sal a correr a las horas en las que haya menos polen en el ambiente. Normalmente suele ser en las primeras horas del día; si eres de los que madruga, no lo pienses, así tendrás también más tiempo para realizar otras actividades el resto del día.
2. Aprovecha después de la lluvia. El agua es el enemigo perfecto de la alergia. Después de la lluvia, el polen baja desde el aire, lo que hace que el entorno no esté tan recargado.
3. Ponte ropa limpia después de entrenar. Los efectos del polen suelen tener consecuencia en torno a la hora tras la exposición. Ducharte rápidamente y ponerte ropa limpia hará que te deshagas del polen que se ha podido adherir a tu ropa y a tu cuerpo mientras corrías.
4. Sin viento, mejor. El viento esparce el polen, lo que hará que nuestras vías respiratorias se vean más afectadas. Los días con más viento podemos realizar el entreno dentro del gimnasio o simplemente descansar.
5. Escucha a tu médico. El profesional de la salud conoce bien todos los síntomas y soluciones y os orientará mejor que nadie sobre la práctica deportiva en situaciones de alergia.