miércoles, 26 de marzo de 2014

Desayunar reduce el riesgo de sufrir un infarto.

La importancia de un buen desayuno.
Todos hemos oído alguna vez que el desayuno es la comida más importante del día. Un buen desayuno, no sólo nos aporta la energía suficiente para afrontar la mañana, ayudándonos a mantener nuestro peso, al dejarnos saciados hasta la siguiente comida; además de todos esos beneficios, se ha descubierto recientemente que reduce el riesgo de sufrir un infarto.

Investigadores de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard (Boston, Estados Unidos) han publicado las conclusiones de un estudio en el que se señalaba el hábito de no desayunar como uno de los principales desencadenantes de los problemas coronarios. En dicho estudio se observó
que, en comparación con los hombres que sí desayunaban, aquellos que no lo hacían tenían un 27 % más de riesgo de sufrir infarto de miocardio. Ello puede explicarse porque a primera hora de la mañana empieza a liberarse adrenalina, aumenta la producción de insulina y, entonces, se activa el metabolismo. 

Cuando no se desayuna, ante la falta de nutrientes, el organismo tiene que conseguir energía a través de otros mecanismos (por ejemplo, usar grasa de otros sitios) que son más perjudiciales para la salud cardiovascular. Teniendo en cuenta estos resultados, ya no tenemos excusa para poder dedicar un poco más de tiempo al desayuno y convertirlo en una de las formas más placenteras de cuidarnos.