miércoles, 26 de febrero de 2014

Volver a correr tras una lesión.

Comenzar andando suavemente.

Si has sufrido una lesión que te ha impedido seguir corriendo, asegúrate de que te has recuperado para comenzar la actividad. Un especialista será quién mejor certifique esta circunstancia.

Re incorpórate a la práctica de la carrera de forma paulatina, aumentado poco a poco la cantidad e intensidad.

Puedes comenzar andando suavemente 10 minutos, sin provocar grandes impactos contra el suelo. Aumenta 5 minutos diarios hasta llegar a los 30 minutos. A continuación alterna caminar con correr, 50 segundos camina, 10 segundos corre, hasta completar los 30 minutos. Si todo va bien podrás...
aumentar progresivamente 5 minutos cada semana, hasta llegar a los 50 minutos. Tras este periodo deberás poco a poco ir aumentando los intervalos de carrera frente a los de caminar. Hasta recuperar de nuevo la carrera durante 30-50 minutos. No olvides el calentamiento y los estiramientos post-entrenamiento.

Es importante incorporarte paulatinamente tras una lesión. Tu corazón, músculos, sistema circulatorio y tu mente deben adaptarse de nuevo y funcionar en conjunto.

Ante cualquier síntoma o molestia para y consulta al especialista.