lunes, 17 de diciembre de 2012

Ramón Cid es la última esperanza

Ramón Cid


Se celebraron las elecciones. Vicente Añó obtuvo 44 votos. Le faltaron 28 para conseguir la presidencia de la Federación de atletismo. Ganó por séptima vez Odriozola. Es lo que tenemos, hay que mentalizarse, tolerarlo, digerirlo y asumirlo. Qué le vamos a hacer.
La gran noticia es que Ramón Cid sustituye precisamente a Odriozola al frente del área técnica y que, tres décadas después, el atletismo español al fin dispone de un seleccionador. Uno distinto del presidente, a eso me refiero.
Cid, guipuzcoano, extriplista (su mejor salto fueron unos 16,69 metros que hoy día seguirían siendo muy valiosos y le harían campeón de España tranquilamente) y un entrenador muy fiable. Un hombre que lleva 40 años pisando pistas de atletismo a diario. Anoeta, seis letras que definen al atletismo español desde siempre.
Dentro del tedio generalizado en el que vive el atletismo español en los últimos años, con un presidente enquistado en su mundo personalista, la presencia de Ramón Cid como Director Técnico supone abrir las ventanas para que entre aire fresco, para que haya planificación, lógica y visión de futuro. Estoy convencido de que Cid, la última esperanza que nos queda, confeccionará selecciones con más sentido que las actuales. Más criterio y menos caprichos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Como aficionado, para mí Ramón Cid viene a paliar uno solo de los problemas de la RFEA: las selecciones. Pero hay más bastante más graves: la política contra el dopaje, la reducción de becas, la potenciación del atletismo en la sociedad y particularmente entre los jóvenes, la carencia de instalaciones de calidad... Estos problemas, para mí mucho más graves, son el legado de Odriozola.
Bareixa

Anónimo dijo...

Perdona Ignacio, ahora veo que has hecho referencia a alguno de los problemas que apuntaba en tu anterior post.
Espero que, como tú dices, la entrada de Ramón Cid suponga un soplo de aire fresco, y que con la nueva estructura técnica, poco a poco se recuperen los resultados de antaño.
Bareixa