viernes, 20 de julio de 2012

ÚLTIMA HORA: Martos ocupa la plaza olímpica de Mullera

Los e-mails con planes de dopaje del obstaculista Mullera han terminado con su temporada. Sebastián Martos es el sustituto olímpico del atleta de Lloret de Mar mientras el atletismo español lleva años lamiéndose sus heridas con tristeza. El ‘caso Mullera’, la última mala noticia, la mancha más reciente en nuestro atletismo, se suma a una ya larga lista, difícil de digerir, en la que se suman casos sin parar. El caso Marta Domínguez, el caso Nuria Fernández, el caso Bezabeh, el caso Onyia, el caso Paquillo, el caso Centeno, el caso Blanco, el caso Murillo, el caso Aguilar … demasiadas sombras cuando se van superponiendo en el tiempo.


La Federación de atletismo asiste al espectáculo como ensimismada. ¿Qué sabía Odriozola de todos estos casos? ¿Cuál es su actitud real hacia el dopaje? Son demasiadas las dudas que genera su actuación, como cuando la Federación quiso dejar sin sanción a Bezabeh, quien había confesado las transfusiones de sangre en el despacho del presidente o como cuando se ha encubierto a atletas alegando falsas lesiones y enfermedades.

Es difícil hacerse una idea de lo que sucede en la federación, con un presidente que además hace de seleccionador y tiene a los técnicos controlados y como asustados. ¿Qué sucede allí realmente? ¿Saben todo lo que hay debajo de las alfombras y no pueden hacer nada? ¿Saben que el sótano está lleno de agua y no quieren bajar a mirar? ¿Hay un dopaje organizado? Las verdades del dopaje suelen aflorar a la superficie, pero han de pasar muchos años. Precisamente, tiempo atrás, el atletismo español, hoy debilitado, escuchó una frase que aún retumba, una frase terrible. “Cuando vemos hematocritos muy altos en los atletas, les damos un toque”, declaraba Odriozola. Triste forma de enfrentarse al dopaje.

7 comentarios:

maratonman dijo...

Lo mas preocupante es que hay sustancias que siguen enmascarando el dopaje,como se vio en los correos.
Sigue habiendo gente que se dopa y quiza siempre la haya y muchos pasan de puntillas,batiran records,ganaran titulos y ningun test o control detectara todo lo que se hayan metido,que triste que haya tanto tramposo,de que vale una medalla o record si no lo hizo,si lo hizo la sustancia que se tomo???,no acabo de entender a la gente que se dopa,a quien engañan???,a ellos mismos.Como se puede estar feliz despues de haber hecho trampa,no lo entiendo,que tipo de cabeza hay que tener para estar orgulloso de hacer trampas,que mecanismo de autoengaño tienen esos cerebros trastornados quiza por lo que se meten.Uno muy eficiente por lo que vemos.De nada vale pasar a la historia de los libros siendo un tramposo,de nada vale.

Anónimo dijo...

Ignacio, si quieres saber cual es la actitud de Odriozola frente al dopaje solo tienes que ver el reciente caso de de Alessandra Aguilar, lo intenta tapar, como no puede le aplica la sanción mínima y no conforme altera las fechas de selección que el mismo había fijado para llevarla a las olimpiadas y deja fuera a otra atleta que limpiamente había conseguido los requisitos requeridos. Esta es la actitud, lo premia descaradamente, no le importa el daño que sigue causando al atletismo, es patético

Anónimo dijo...

Vamos a ver. El dopaje en el atletismo español es tristemente masivo. Por supuesto que hay gente que no se enchufa pero por desgracia son pocos.
Me refiero y ya lo he comentado en este blog en anteriores ocasiones a que un atleta que, para rendir, necesita tomar sustancias (sean legales o ilegales) para mí es un dopado.
Porque las marcas que haga un atleta que toma Pharmaton, se pincha hierro, Glutamina, Amino-ácidos, Animal Pack, Vitargo, Potenciator, etc. Por muy permitidas que estén estas sustancias, no me creeré nunca sus marcas. Y tristemente el 90% de nuestra élite toma de modo masivo este tipo de productos. Pero porque son los propios médicos de la federación los que lo aconsejan.
Y repito: los que tomen esto no son dopados puesto que son sustancias legales, solo digo que yo, en mi modesta opinión, no me creo sus resultados porque lo que no me pueden negar es que son sustancias creadas en laboratorios con el fin de mejorar los parámetros bioquímicos y, por correspondiente, el rendimiento de los atletas.
Y después, está el tema de la gente que se pasea en invierno y explota en verano, de la gente que como el río Guadiana aparece y desaparece, la gente que se autoelimina de campeonatos... Y lo peor es que la federación no solo no entre sino que parecen ser gran parte del problema.
Perdonen si me estoy extendiendo mucho o estoy resultando aburrido o tal vez esté metiendo la pata. Simplemente escribo lo que veo con un cierto aire de subjetividad porque ante todo soy un amante del atletismo y mi único deseo es que se luche honestamente y se castigue a los tramposos y aun sabiendo que la lacra del dopping no se va a extinguir sí me gustaría que la mancha sucia fuese disminuyendo para dar lugar a la mayor limpieza posible.
P.D. Gracias Ignacio por ser tan claro y tan luchador en estos temas, sigue así

Ignacio Romo dijo...

Gracias por vuestras palabras. Simplemente añadiría que estoy convencido de que la mayoría de los atletas españoles compiten limpios y sin utilizar sustancias prohibidas. En la élite siempre ha habido un 10, un 20, un 30 por ciento, no lo sé, que hacen trampas, que enganchan becas y dinero de forma injusta. Hay que combatir el dopaje con firmeza. Eso es todo.

Javi P. dijo...

Maraton Man, estoy de acuerdo contigo, pero los deportistas de élite son más bien victimas. Desde muy jóvenes se ven envueltos en una "cultura" del dopaje. Es lo que hay. No conciben el deporte sin el dopaje. Para ellos no es algo malo. Los hay más tramposos, que incluso comercian con los productos, y los hay que únicamente desean sobrevivir, ganarse la vida. Pero a por quien a que ir es contra los médicos, los managers, los entrenadores, preparadores etc que viven del esfuerzo y el riesgo para la salud a la que se someten los deportistas, auténticas cobayas en muchos casos y bancos de pruebas repugnantes.

Estoy 100% de acuerdo con lo expuesto por el comentario anónimo.

maratonman dijo...

Javi P. por culpar a otros no dejemos libres de pecado a los infractores,tiene tanta culpa el que hace trampa como su entorno,el atleta debe saber decir no o hasta aqui y tener la humildad suficiente para darse cuenta de que igual no era tan bueno como creia.El tramposo jamas puede ser excusado porque es finalmente el que se mete lo que otros le dicen que se meta.Es como si uno le dice a otro mata a este y lo hace y decimos que no es culpa del que lo mato si no del que se lo dijo,pues como que no cuadra,uno es el autor y el resto los complices.

Javi P. dijo...

Comprendo tu argumento Maratonman, estoy radicalmente en contra del dopaje, no me tomo un redbull porque luego tengo remordimientos, pero conozco a chavales que tuvieron que pasar por el aro porque eso suponía su única oportunidad, realmente hay que tener una ética a prueba de bomba o una vida económicamente estable para poder renunciar a ser un tramposo. Eso no excusa a ninguno que se dope, porque es una estafa, y un agravio a aquellos deportistas con ética. Pero para luchar contra el dopaje hay que ir primero a por los managers, médicos etc y suspenderles de sus actividades con fuertes multas. Eso de la "tolerancia cero" que nos venden en el deporte español es una falacia. Están involucrados desde la politica hasta el cuarto poder. Todos sabian lo que hacia esa que ahora es senadora.