sábado, 30 de junio de 2012

Bolt, la velocidad y la edad

Lleva un año irregular. Usain Bolt, el mayor talento que ha visto las pistas de atletismo en toda la historia, ha conocido hace unas horas la cara de la derrota. Ha perdido en el Estadio Nacional de Kingston, en su pais, ante sus compatriotas, en las pruebas de selección olímpicas y ante un compañero de su mismo grupo de entrenamientos. Pero lo que ha perdido es la juventud.
Yohan Blake, el nuevo campeón de Jamaica (con un extraordinario crono de 9.75) tiene 22 años. Está en la línea ascendente de los grandes velocistas, con la musculatura en la edad idónea para mantener intacta su explosividad y con el metabolismo de las fibras musculares en un excelente momento para asimilar las cargas de entrenamiento y combinar la capacidad de aceleración con la resistencia a la velocidad.
Bolt va a cumplir 26 años. Lleva un año irregular. Sería ridículo descartarlo para ganar el oro del hectómetro en los Juegos de Londres y de hecho va a ser el gran favorito, pero lo que ha sucedido esta noche en la ciudad caribeña va a afectar a su moral. Los velocistas son como los grandes boxeadores del peso pesado. Fuertes pero quebradizos. Tampoco ayuda demasiado a Usain su afición a la nocturnidad. Su reciente accidente de tráfico tuvo lugar a las cinco de la mañana, saliendo de una fiesta.
¿Se pierde velocidad con los años? La realidad es que sí. Los fondistas corren maratón con éxito hasta los 38 años. Por el contrario, los velocistas logran cronos de prestigio en edad junior, estallan a los 21 años y son pocos los que mejoran sus marcasa después de los 30. Bolt corrió en 9.58 con 22 años. Han pasado ya tres temporadas y no ha sido capaz de mejorar ese crono. 
La capacidad para generar altas velocidades depende del metabolismo de la fibra muscular. La capacidad de contracción de las fibras musculares rápidas y la disponibilidad de ATP y fosfato de creatina, el primer sistema de energía que se pone en marcha, son decisivas. Los 100 metros lisos se corren sin consumo de oxígeno. Hay otros factores importantes, como la velocidad de la conducción nerviosa. Hace unas horas Usain Bolt ha perdido por once centésimas de diferencia, un mundo en una carrera de cien metros, más de un metro de distancia. Ha perdido contra Yohan Blake, la nueva esperanza de los 100 metros. Pero ha perdido sobre todo contra la juventud.

2 comentarios:

Miguel M dijo...

Después de Londres, debería pasarse al 400, aún tiene tiempo de batir el record de Jonhson.

Solidamente dijo...

Parece que no va a competir hasta Londres... quizá los problemas son serios...