viernes, 16 de marzo de 2012

Sueños olímpicos en los que creo

Natalia Rodríguez, en los últimos Juegos Olímpicos
Regreso a España después de un largo viaje y me veo de repente pensando en los Juegos Olímpicos. Terminó la  temporada de pista cubierta (si es que se puede llamar así a lo que hemos tenido por aquí) y la de campo a través. Es hora de pensar en los Juegos (por cierto, en Londres he visto muy poco ambiente olímpico, y desde luego, siempre más en la prensa que en los ciudadanos), hora de ver en quiénes podemos confiar.
¿En qué atletas creo? ¿Quiénes nos pueden ilusionar dentro de cuatro meses? Cada uno haría aquí su lista personal, y yo comienzo por Natalia Rodríguez. Siempre he creído en ella. Le sobra clase. Es una de esas mediofondistas, como lo era José Luis González, que cuando la ves en la línea de salida ya piensas que va a a ganar. Ya ha olvidado el mazazo de Berlín y, aunque se prepara contrarreloj, es una apuesta muy sólida de nuestra selección.
Me gusta Kevin López, otro mediofondista en el que creo a fondo. Tiene agallas. Me recuerda al Coe de los primeros años, el que pasó la primera vuelta en 49 segundos, en los Europeos de 1978. Al sevillano le vendría muy bien una final olímpica con un paso en 52 segundos. Pero no lo permitirá Rudisha.
Olmedo es otro de los valores sólidos, aunque me dejó algo frío su bajo estado de forma en la milla indoor que disputó en Nueva York. Creo que le faltan carreras sobre la distancia de 1.500. Se ha perdido aquí esa sana costumbre de González y Abascal, que se metían tranquilamente diez o doce 1500s en la temporada de verano. Eso da ritmo de competición y enseña táctica.
Jesús España es otro de los atletas en los que creo. Me gusta su zancada, circular, ligera, todo soltura. Es un atleta inmenso y estará dando la cara en el 5.000 olímpico.
Carles Castillejo tendrá una gran actuación olímpica. El problema es que los kenianos pueden ganar el maratón con 2h04' después de poner en fila a todo el mundo. En cualquier caso, el barcelonés ha hecho un invierno brillante: me ha emocionado.
No me resisto a apostar por los de longitud. Están ahí y un día tendrán que explotar. Cáceres y Meliz no tienen mucho que envidiar a los que se suelen llevar las medallas. Es cuestión de enganchar el gran salto el gran día.
¿Mario Pestano? Lo entrevisté en dos ocasiones y me sorprendieron siempre sus versiones personales acerca de su rendimiento en la gran competición. Ojalá en Londres se vea libre de presión, suelte un latigazo tremendo y estalle de una vez. Se lo merece.
García Bragado representa la experiencia. Y la valentía. Es uno de los pocos atletas que se ha atrevido a denunciar el deterioro de la Federación Española a la vez que sigue ganando títulos nacionales con buenos cronos. Por su edad, por su trayectoria, es un modelo a imitar durante décadas.
El otro día Mayte Martínez tuiteaba llena de ilusión que vuelve a sentirse en forma. La necesitamos. Ojalá llegue a tiempo, libre de lesiones. La calidad muscular de la vallisoletana es inmensa: necesita pocas semanas para ponerse en forma.
Ruth Beitia es otra atleta en la que creo. Quizá no está físicamente en su mejor momento pero tiene tiempo y una experiencia competitiva que ninguna de sus rivales supera. Le sucede lo mismo que a Mercedes Chilla, otro gran valor, otra atleta llena de experiencia. Me encantaría que llegaran en gran forma.
Podría hablar de muchos más atletas. Pero esta ha sido mi selección.

5 comentarios:

Megapondio dijo...

Quw me dices de javier cienfuegos, el diamante mas "bruto" que tenemos en lanzamientos, y sobre todo el primero que pasara de largo de los 80 mts. Gracias por todo. Un abrazo.

Ignacio Romo dijo...

Cienfuegos va a ser un gran martillista. Aún joven, lo veo más para la cita de 2016

Anónimo dijo...

Te dejas a abad y sergio sanchez, creo...

Ignacio Romo dijo...

Anónimo, es posible que lleves razón, pero cada uno tiene sus criterios, sus intuiciones, a veces se confía más en un atleta que en otro y no se sabe exactamente por qué. Ya he escrito que he escogido una docena de atletas desde un punto de vista muy personal.

Anónimo dijo...

Será eso, que es personal.

Saludos