domingo, 4 de marzo de 2012

El efecto Lamdassem

Ndungu gana, hace unas horas, el Maratón del Lago Biwa. Arriba, Lamdassem


Hablé con Ayad Lamdassem el año pasado. Me contó sus planes para el maratón. Quería debutar en abril de 2011, en Londres [al final no pudo correr por lesión]. Hablaba con confianza. Se veía capaz de lograr un gran crono. También se sintió capaz de ello hace unas horas, cuando iba en el grupo de cabeza en el Maratón del Lago Biwa, una de esas clásicas japonesas que alumbran el atletismo mundial cada año. Lamdassem arriesgó, cruzó los 30 kilómetros en 1h30:15. Y entonces se encontró de frente con el auténtico enemigo: la distancia.
Lo ha explicado muy bien Rafa Iglesias en twitter. "Lamdassem ha hecho 1h03' en la primera media y 1h11' en la segunda. El bajón ha sido tremendo. Es posible que haya completado los últimos 10 kilómetros en 36 minutos.
Ya he dejado escrito esta mañana que Lamdassem ha sido un valiente. Ha querido correr en 2h07' y lo ha pagado. Punto.
Pero ¿qué podemos aprender de su carrera? Lo primero, quizá, la prudencia. Si hubiera cruzado la media maratón en 1h05' estaríamos hablando de otra cosa muy diferente a sus 2h14:39. Estoy seguro. Y lo segundo, la planificación. Me da la impresión de que Ayad ha corrido demasiados crosses y demasiado en serio. Es un atleta que puede estar en 5.000 euros por cross y eso es difícil de rechazar. Pero a veces los seis peniques no te dejan ver la luna, como escribió el gran Somerset Maugham.
¿Qué efecto va a tener el maratón de Lamdassem? Sólo hay una cosa buena en su resultado. El hispano-marroquí deja una plaza libre en la selección española de maratón porque muchos se la habían adjudicado sin correr. Y para Chema Martínez (muy bien hoy en Santander, sub-63' en media), Cáceres, Nimo, Villalobos, Serrano, Leiva, José Carlos Hernández (también tremenda media hoy, enhorabuena!), Carretero, Gamonal, Galán ... se abre un hueco más para los Juegos Olímpicos. El 25 de marzo tendremos una auténtica fiesta en Barcelona.
Sólo dos apuntes más. Lo primero, enviar todo mi ánimo a Rafa Iglesias, lesionado en este momento. Y lo segundo dar la bienvenida a Ayad Lamdassem. Ha cruzado el umbral del maratón. La distancia de los dioses.

3 comentarios:

Tonitom dijo...

La abaricia mató al gato. Más vale que hubiera asegurado 2h10 que le pondrían de camino a Londres con mucha seguridad.

Romana dijo...

buff, siento mucho el "fracaso" de Ayad pero como bien comentas se queda una plaza libre (estoy de acuwerdo contigo con el tema que ya le había metido en Londres seguro). Tendré la suerte de estar viendo el maratón de Barcelona de inicio a fin y con las marcas de hoy en Santander, parece que el "viejo" Chema todavía tiene algo que contar ....suerte para él y para todos (en especial modo para nuestro Jaume Leiva) y muchos ánimos para Rafa.

Sebas Guim dijo...

No creo que haya sido la avaricia, tampoco el saberse con el billete. Lamdassem ha luchado creyendo que podía. Por mucho que nos lo cuenten, a partir del km.30, el maratón es una historia que cada atleta tiene que descubrir por sí mismo. Seguro que Ayad ha aprendido hoy muchas más cosas que las que le hayan podido explicar en el último año.
Realmente el Maratón de Barcelona será un tremendo espectáculo.