lunes, 6 de febrero de 2012

La carne es débil

Alberto Contador
El caso Contador se presentó desde el principio como un asunto difícil, una balanza en la que los dos platillos debían soportar mucho peso. En el platillo de la absolución pesaba mucho el bajísimo nivel de clembuterol aparecido en el control de dopaje, una tasa casi ridícula, que hacía difícil justificar que pudiera elevar el rendimiento del ciclista. En el otro platillo estaba la ley, una ley que marca, de forma implacable, que cualquier nivel superior a cero conlleva una sanción por dopaje de dos años. Así había sucedido durante décadas: cualquier nivel de clembuterol implicaba una suspensión automática.
Contador ha basado toda su defensa en el famoso solomillo de Irún, un argumento que ha terminado siendo demasiado débil a ojos de un tribunal internacional. Conviene ahora recordar el caso Gurpegi, el positivo por nandrolona del futbolista del Athletic, quien también terminó siendo rehén de su propia defensa. “Es el propio Gurpegi el que segrega, de forma endógena, la sustancia prohibida”. Craso error de la estrategia de defensa, porque eso obligaba al jugador a dar positivo siempre. Cuando se comprobó que Gurpegi ya no daba positivo en ningún control, el argumento quedó hecho trizas. Algo parecido le ha pasado a Contador, esclavo de la ganadería y de una hipotética contaminación de la carne para defenderse.
En el caso de Alberto Contador –como escribió en su día con humor Carlos Arribas en EL PAíS- el propio ciclista se comió la gran prueba de su defensa. Al centrarse en la carne y en algunas circunstancias colaterales no muy claras (la carne no se había cocinado en el hotel; no todo el equipo había comido la dichosa ternera), la defensa quedaba circunscrita a un asunto muy difícil de probar. La AMA y la UCI, a la vez que presentaban miles de análisis de reses europeas sin clembuterol, manejaban otras tesis, como una pretendida microautotransfusión sanguínea, un suero con Actovegin de procedencia extraeuropea o un dopaje con clembuterol muy anterior al Tour que hubiera dejado restos mínimos. Tampoco era factible demostrar estas tesis.
Al final el TAS ha optado por lo más sencillo. Ante la imposibilidad, por parte de la defensa, de explicar sin fisuras que el solomillo había generado el positivo, la sanción de dos años caía con todo su peso. Ya pasó con la atleta Onyia o el ciclista Valverde. Ante argumentos que no le convencen al ciento por ciento, como ha sucedido con la carne contaminada, al tribunal suizo nunca le tiembla el pulso. El TAS es duro, implacable.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

El TAS no es duro e implacable, es científicamente ignorante
Carlos

Slow runner dijo...

Y tu Ignacio, que creo que dominas el tema. Que opinas?
(si no es mucho preguntar claro)
Sdos.

Anónimo dijo...

Este ha sido un caso claro desde el primer día, y ha terminado de la única forma que podía terminar.

No sé porqué dudas de esto cuando lo tienes tan claro en otros casos en los que sí hay falta de pruebas. (Ah, no, perdón, que hay evidencia relacionada con nombres de mascotas y cosas así, todas ellas muy reveladoras.)

Anónimo dijo...

¿Tenía la novia de Contador un perro llamado Clembu? ¿O tal vez Terol? Porque eso sería una prueba tremenda y demoledora sobre su dopaje.

Ignacio Romo dijo...

Slow runner,
Con Contador siempre he estado en un punto equidistante. La hipótesis de la carne tenía puntos dudosos. Pero, por otro lado, los niveles hallados de clenbuterol eran insignificantes. El TAS ha tirado por lo más fácil: si Contador no prueba su inocencia (no puede ya que se comió el solomillo), pues lo sanciono.

Slow runner dijo...

Aqui el tema está en si las pruebas aportadas son suficientes como para considerarlo culpable. Por lo visto para el TAS si.
Pienso que 2 años me parece excesivo en este caso.
Esto me huele a que el TAS ha querido ejemplificar la lucha antidopaje con el caso Contador,y con la pena más dura posible.

El otro Ricardo dijo...

Pero vamos a ver, por el amor de un dios nórdico:

A A.C. se le detectó clembuterol en su sangre. Punto. El clembuterol no lo fabrica su cuerpo ni la santísima trinidad se lo ha inoculado.

Su defensa se basa en la historia del solomillo, que obviamente no ha podido ser demostrada. Una historia que si la analizamos con objetividad no produce más que risa. Un auténtico esperpento valleinclanesco. Se mire por donde se mire. La lógica desprende el uso de aototransfusión, aunque esto tampoco ha sido demostrado.

Este artículo de Ignacio es el más objetivo que he leido hasta ahora, un oasis en la propaganda paleta y patriotera del periodismo español, el mismo que hace martir a Marta Dominguez o modelo a seguir a dopados como Guardiola.

Vamos a decir entonces, sin tapujos, que la inmensa mayoria del deporte de élite recurre a sustancias prohibidas, asi al menos podemos dejar de ser hipócritas.

Buenos dias.

Alberto dijo...

Yo , como antiguo ciclista amateur y ahora practicando el atletismo popular comento que " tolerancia cero ". Muy buenos días a todos .

Anónimo dijo...

Cuánto tiempo tarda en metabolizarse el clembuterol y desaparecer totalmente ?

1. A Contador le hacen análisis cada dos por tres.
2. Ese análisis fue en un día de descanso.
3. Cualquiera que busque un poco sabe que hasta un 25% de los hígados analizados del ganado da positivo en clembuterol.

Seamos serios, tuvo mala suerte y pasa lo de siempre, pagan justos por pecadores.

Este resultado es injusto y se tiene que revisar.

RA dijo...

Apunto en la misma dirección que El otro Ricardo: ¿es lógico meterse un solomillo en el día de descanso de un tour de Francia?. ¿Es lógico pensar que el solomillo lo compre un amiguete y se lo cocine al mejor corredor del mundo en la prueba más importante del mundo? ¿alguien se cree que Contador no tiene un servicio médico y dietético que le impone lo que tiene comer con exactitud?. Esto es si viene un keniata y en mitad del Mapoma dice que se ha parado en el Urogallo y se ha pedido una racíón de un kilo carne roja y dos cervezas. Venga ya. Y lo de Guardiola haces bien en recordarlo, que se piró del equipo casi sin tiempo de hacer las maletas porque le pillaron con el carrito de los helados.

El otro Ricardo dijo...

Anónimo, que tuvo mala suerte?
Tener mala suerte es que te mate un rayo.

Esto se llama transfusión de tu propia sangre.

Sin embargo me da pena que los ciclistas sean vilipendiados cuando en la Operación Puerto ponia claramente "Campeonato de Europa", presuntamente de atletismo, cuando habia nombres de "jurgolistas", tenistas, remeros, boxeadores etc etc y al final parece que sólo los ciclistas se dopan. Tenemos lo que nos merecemos, una sociedad injusta.

Yo por mi parte clamo por el deporte limpio 100%.

Anónimo 11:08 dijo...

El otro Ricardo, estoy hablando de memoria pero creo que fue un fin de semana que había descanso cuando comió el famoso chuletón.

Bien. Cuánto tiempo tarde el clembuterol en desaparecer del organismo ? Cuándo le hicieron en el Tour el último análisis ?

Creo que el clembuterol puede estar hasta una semana en el organismo y a Contador se le encontraron picogramos (que no hacen nada, excepto causar problemas) y creo que esa semana previa había pasado varios controles.

En fin, no me equivoqué con Marta Dominguez, ZP+Rubalcaba+Pepiño la habían usado de cabeza de turco por el tema de los controladores aéreos y de la instauración del estado de alarma, y con estos, los fraceses, tampoco me equivoco.

Además, qué va a decir Público ? Un medio de comunicación sectario, amarillista y que todo lo que suene a sentido común lo tergiversa y manipula.

Luis Montes dijo...

Hola Ignacio. Ya me estaba temiendo que no hicieses una entrada en tu blog del tema del día. No he leído mucho sobre el asunto porque, como siempre, abundan los análisis emocionales, salvo el tuyo y el de hoy de Alfredo Relaño en As que me parecen de lo más coherente que se ha publicado

La prensa de hoy utiliza el argumento, falaz, de que es el que acusa el que tiene que aportar las pruebas y no el acusado, obviando que la acusación cuenta con una prueba clave, el análisis. Es el acusado el que tiene que probar cómo ha llegado a su sangre una sustancia exógena prohibida y se ve que sus argumentos no han convencido al tribunal.

No sé cómo ha llegado el clembuterol a la sangre del ciclista, pero ahí estaba y con la ley en la mano es suficiente para la sanción.

Se puede discutir si la ley está bien hecha, si la sanción es excesiva... El caso es que la sanción se ha impuesto acorde con el reglamento.

Por ahí adelante cuestionan los éxitos del deporte español. Desgraciadamente hemos tenido unos cuantos casos poco edificantes. Y cuando se ha querido profundizar, se han parado las investigaciones.

Menos mal que nos queda el deporte amateur.

Saludos

tati dijo...

Y lo peor es la imagen que damos. Aquí se le defiende por ser español, no por ser inocente. Y no sólo en ciclismo, por desgracia, sino en todos los deportes donde hay deportistas españoles implicados. Tendríamos que tomar ejemplo de Francia que ahora estan investigando a su supercampeona de ciclismo. Y no pasa nada, si es culpable pues a purgar la condena. Si no fueramos tan patriotas ayudaríamos más al deporte.

Anónimo dijo...

Soy cubano. Les escribo desde Francia. Aqui, como en todas las culturas y paises hay cosas buenas y malas, pero entre las buenas (creo) esta que no se permite la trampa en el deporte. Se condena (como con la Longo, ahora) o se ridiculiza y se burla (como con Virenque antes). Yo sé que todos somos de alguna forma manipulados sin saberlo por la informacion que mas recibimos a diario, pero lo de CONTADOR, como decimos en La Habana, esta mas claro que el agua. No es cerrando los ojos que se avanza en la vida. Y vivir aqui en Paris, creo, me permite ver ciertos problemas de mi cultura con mas objetividad.