sábado, 10 de diciembre de 2011

Historias de maratón para un gran Campeonato de España

Miguel Ángel Gamonal se proclama campeón de España en 2009
Mañana vamos a ver un gran Campeonato de España de maratón. Hay muchos ingredientes que añaden sustancia a la carrera, la federación acertó al conceder una plaza olímpica de premio y el maratón, como dice Beatriz Ros en este mismo blog, "siempre impone".
Esta mañana me venían recuerdos del Nacional de maratón de Madrid. Creo que fue hace dos años. Recuerdo la tremenda remontada de Gamonal, que acabó ganando. Veo su foto entrando en meta, la cuelgo en el blog y se me pone la carne de gallina. "¿En qué puesto voy", me preguntó el extremeño en el kilómetro 38. Creo que es un corredor de mucho futuro en maratón.
También me venía a la cabeza la conversación con Asier Cuevas, otro grande. Yo iba en una de las motos de cabeza. Bajábamos desde la fuente de los delfines (Plaza República Argentina) hacia la el Corte Inglés de la Castellana. Debía de ser entre el kilómetro 10 y el 15. El corredor vasco, ahora triunfador en los 100 kilómetros (el maratón para él es ahora un juego de niños) me dijo, en pleno esfuerzo:

- Yo, así, voy bien, Ignacio. La verdad es que yo no puedo ir más rápido. Ni aunque lo intente.

Yo me reí y me limité a decirle que no hablara, que ahorrara fuerzas. Siempre me ha llamado la atención que los corredores de maratón hablen en carrera.Y no me olvido de otro Maratón de Madrid, creo que el año anterior, cuando ganó Chema Martínez. Iba en un grupo con 17 africanos y acabó descolgándolos a todos. Y lo suyo no era hablar. ¡Chema gritaba!
El problema era que había un par de liebres alocadas. Hicieron kilómetros en 2:53 y el de Las Rozas se desquiciaba diciéndoles que frenaran. Descolgó, uno por uno, a todos sus rivales. El último se entregó al salir de la Casa de Campo. Luego acabó con fuerza, impulsando, todavía de puntillas, por la subida de Menéndez Pelayo, ya saludando al público. Hizo 2h12' en Madrid, un crono al que se le pueden restar tres minutos tranquilamente.
Todo está hecho. El maratón es un gran examen. Cada uno sabe que lo que ha trabajado y en qué condiciones llega. Ya no se puede hacer más. Aquí no se regala nada, al contrario, muchas veces el asfalto es injusto. Hay que respetar mucho a la distancia. Lo decía Bill Rodgers, el grande de los años setenta: "el maratón puede humillarte". Prudencia y mucha suerte a todos los que corréis mañana.Sois dioses del atletismo, como en la antigua Atenas. Y gracias por el espectáculo. Como canta Tracy Chapman: all that you have is your soul. Todo lo que tienes es tu alma. Alma de corredor de maratón. Mañana hay que sacarla.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Julio Rey lo intentara..... Mas madera.... Mañana puede ser un gran dia!

Vamos Julio!