lunes, 5 de septiembre de 2011

Natalia

Después de nueve días de grandes emociones, de insomnio y twitter, de páginas dobles en 'Público', el atletismo español ha quedado reducido a una palabra. Natalia. Me vienen ahora, de golpe, muchos recuerdos a la cabeza. Su imagen en la zona mixta del Estadio de Pekín, con la cabeza rapada, decepcionada con su actuación pese a que era poco después de ser madre. También la recuerdo en Berlín, siempre en la zona mixta, ese lugar mágico, impactante, donde los atletas lloran, saltan de alegría, se abrazan. Sudor. lágrimas, zapatillas estrelladas contra el suelo. En esa zona de fusión entre periodistas y atletas, en el Olympiastadion, Natalia, siempre reflexiva, se me acercó, después de su semifinal. "Ignacio, he estado pensando acerca de la entrevista de ayer, la pregunta de qué se puede hacer para mejorar el atletismo español, quería que añadieras que hay que apoyar más a los atletas de segunda fila". "Perfecto, lo añado".
Natalia ha triunfado en Daegu. Nos ha metido en el medallero. Pero ha tenido un año extraño. No compitió en pista cubierta, hizo el cross sin mucha convicción. Tampoco compitió mucho en pista al aire libre. Y lo hizo con dudas.
"Gané confianza con un entrenamiento que hice justo antes del mitin de Madrid. Un 1.000 en 2:41. Eso me convenció, porque andaba un poco insegura de mi forma", me confesó hace unas semanas.
Yo quiero homenajearla aquí. Me quedo con su valentía al ponerse en cabeza a 600 metros de la meta. Como hizo Abascal en Los Ángeles. Como solía hacer Cram. El tirón largo, sostenido. La contrarreloj hasta la meta, asumiendo todos los riesgos. 
Y me quedo con la soledad de las pistas de Campo Claro, en Tarragona. Pasé una tarde con Natalia esta primavera. Acababa de hacer diez repeticiones de 300 metros. Un magnífico atardecer sobre las pistas, demasiado vacías. El estudio de una artista.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias Ignacio, por tan bellas palabras.
Desgraciadamente pocos sienten asi el Atletismo.
El corredor y el escritor, son las dos personas mas solitarias del mundo.
Le envio este articulo de hoy de "El Pais", para si no lo ha visto:

http://www.elpais.com/articulo/deportes/Razones/pesimismo/elpepidep/20110905elpepidep_4/Tes

Un saludo (cubano) desde Paris de
Armando

Ignacio Romo dijo...

Gracias, Armando, por seguirnos desde París. Un día os dedicaré un post especial a los que leeis este blog desde el extranjero. Tan lejos y tan cerca.

Roger Roca dijo...

Yo disfruté/sufrí esas pistas de Camp Clar durante un par de años a las órdenes de Miguel Escalona (el secreto de que Natalia esté donde está), y pude ver su profesionalidad, su constancia y su lucha!
Muchas felicidades Natalia y gracias a ti Ignacio por darnos tanto a los seguidores de este deporte tan maltratado por otros!

Franfri dijo...

Muchas gracias a Natalia y muchas gracias a ti, Ignacio, por hacer este deporte un poquito más grande, si cabe.

Ojalá la sociedad supiera valorar nuestro deporte y a nuestros deportistas en su justa medida, ellos se lo merecen, el atletismo también.

Un abrazo

comb dijo...

¡Bonito post! Y bonita carrera.., qué valiente estuvo Natalia, yo creo que si se llega a dar cuenta no se le escapa tampoco la plata. Pero demostro una clase y una valentía de oro. Enhorabuena

Anónimo dijo...

Te respondo también con una palabra:

¡Natalia!

Paco Gómez dijo...

Que gran homenaje a Natalia, para superarlo habría que hacerlo en verso. Claro que se lo merece.

chapinero dijo...

Bravo Ignacio, Bravo Natalia