martes, 29 de marzo de 2011

Tributo a Juan Manuel Sánchez Pérez



Tenían que ser las once de la mañana. Supongo que bajé, excitado, cruzaría por el subterráneo del metro, bajo la calle Francisco Silvela, aparecí en Diego de León, caminé un poco, Díaz Porlier, General Pardiñas, y llegué a la esquina de Príncipe de Vergara. Tenía que tener 11 años porque fue en 1978.
Había calculado bien, porque estaba a punto de aparecer. Policía municipal, primero coches, luego motos, algunas bicicletas. Y el sonido lejano de algunos aplausos. Pese a ser un pequeñajo, yo ya había visto mucho atletismo. Palacio de Deportes, Vallehermoso, INEF ... eran otros tiempos. Nada de eso existe ya en Madrid.
Pero vuelvo a la historia. Había visto mucho atletismo pero jamás un maratón. Entonces asistí a una escena que aún me pone la carne de gallina. Todo el revuelo, los policías, los aplausos, y, de repente, el sonido de las pisadas, y un hombre solo, en el centro, muy fatigado, muy concentrado. El gran protagonista. Un hombre que llevaba 41 kilómetros en las piernas y bajaba hacia el Retiro. Pantalón azul, camiseta azul, dos rayas amarillas horizontales, algo separadas. El uniforme del mítico club Canguro. Creo recordar que hizo 2h24'.
Fue el primer ganador del Maratón Popular de Madrid. Juan Manuel (Gracias, Anónimo por la corrección) Sánchez Pérez. Ahora que miles de atletas se preparan para la gran cita, es justo recordar y homenajear a aquel corredor (no sé qué habrá sido de él) y el sonido tremendo de aquellas pisadas en la esquina de Diego de León. El primer atleta al que vi correr maratón.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

También era del Canguro González Amo que hizoi buenos maratones también en Madrid.
Sergio

spanjaard dijo...

Los años de Garcia Caro, 'Juanma', y un Traspaderne al que ví por primera vez hacer un 5000 con gorrilla en el Serrahíma (debió ser 1975)...
Velasco hacía fotos en blanco y negro por las carreras en la Casa de Campo (aquel trofeo Finlandia), y luego las vendía si te veía por otros saraos. Mientras, los canijos íbamos pisando barro y jugando.

Ignacio, estamos haciéndonos mayores.

Spanjaard

Ferran dijo...

Traspa, 2h11'34" currando sus 8 horas en una fábrica. Nuestros keniatas de entonces en la era de la pre-bollería industrial y demás comodidades.

Anónimo dijo...

Gran post, enhorabuena.
Mar

Anónimo dijo...

Es Juan Manuel (aunque le llamaban Toni), lo sé bien porque es mi padre jeje.

Le va a hacer ilusión cuando le diga que han escrito sobre él.

Actualmente es profesor de Educación Física en la Universidad de Salamanca (Magisterio), no corre (tanta maratón pasa factura en las articulaciones) pero monta en bici cuando el tiempo abulense acompaña.

Un saludo y enhorabuena por el blog.

Juan Manuel dijo...

Gracias Ignacio, por tu entrañable homenaje. ¡Qué bonito!. Has conseguido que me emocione al identificar el momento que describes. Yo también lo recuerdo de una forma muy especial, pues también para mí fue el primer maratón y, a esas alturas de carrera, ya estaba convencido de que ganaría. ¡Imagínate qué sensaciones!.
En tu escrito evocas lugares de entrenamiento que me hacen recordar con nostalgia mi estancia en Madrid. ¡cómo me marcó aquella etapa de práctica atlética!.
Recuerdo las pistas del INEF en primavera. ¡Qué maravilloso caos de entrenamiento!. Allí todo el mundo encontraba un hueco.
Nada que ver con ese centro de “alto rendimiento”, frío, triste y lúgubre que instalaron y que, por lo que me cuentan, echa un tufo a fármaco que mata.
Un abrazo
Juan Manuel (Toni)