sábado, 19 de marzo de 2011

Carmen Valero: "El que se dopa, toma el pelo a los demás"

Os dejo una nota de la Agencia EFE sobre una de las atletas que más admiro. Dos veces campeona mundial de cross en los años setenta, cuando en España las mujeres apenas hacían deporte. Como decían los frailes cuando yo era pequeño: "Nos ponemos de pie". Carmen Valero.

Carmen Valero, dos veces campeona mundial de cross, considera que la primera tarea del atletismo español en la actualidad es "luchar contra el dopaje" porque entiende que "quien se dopa está tomando el pelo a los demás y además sufrirá secuelas".

Nacida en Castelserás (Teruel) en 1955, la ex atleta vivió en Barcelona desde sus primeros días de vida y allí construyó toda su carrera deportiva, en la que, además de sus dos medallas de oro (1976 y 1977), consiguió una de bronce (1975) en la máxima competición mundial de campo a través.
En la actualidad reside en Sabadell, trabaja en un banco y colabora con el CN Sabadell -es vicepresidenta del club-, poniendo a su disposición su vasta experiencia, sobre todo en la sección de atletismo.
"Ahora mismo la prioridad en España es la lucha contra el dopaje porque competir en desigualdad de condiciones a nadie le gusta. Quien se dopa está tomando el pelo a los demás y probablemente sufrirá secuelas porque le está metiendo a su organismo una marcha para la que no está preparado", declaró a EFE.
Valero acudirá como invitada a Punta Umbría (Huelva) para presenciar, el próximo domingo, los Mundiales de cross e intervenir en la denominada "carrera de las celebridades", aunque sólo como espectadora.
Una operación de menisco, a la que se ha sometido recientemente, le impedirá correr al menos durante dos meses. "Se me formó como una perla en el menisco derecho y corría el riesgo de que la rodilla se me quedara bloqueada, así que tuve que operarme", comentó.
A sus 55 años, la mayor gloria del campo a través español todavía acostumbra a correr de 12 a 14 kilómetros diarios. "Pero ahora sólo me dejan la elíptica en el gimnasio, para entrenar sin impacto".
Desde los tiempos en que ganó sus dos títulos consecutivos, los Mundiales de cross han cambiado mucho debido a la supremacía africana. "No sé qué comen, si raíces o qué, pero es increíble. Son todo hueso, no se les ve musculatura. Es una constitución innata, son de otra galaxia y poco se puede hacer contra eso".
Valero achaca la superioridad que ella demostró en su tiempo a la intensidad de sus entrenamientos. "Yo ya me entrenaba mañana y tarde, con días de 25 kilómetros".
Pese a haber sido dos veces campeona mundial, su mejor recuerdo, sin embargo, data de 1999, cuando corrió el maratón de Nueva York. "Sí, porque me pareció que estaba cumpliendo un objetivo imposible. Mi entrenador, José Molins, no me dejaba. Yo había dejado de entrenar y sólo hice un mes de preparación. Terminé la carrera en 3:13 y muy contenta", recuerda.
"Cuando gané los títulos mundiales de cross yo era muy joven (20 y 21 años) y no lo valoraba mucho. Ha sido mucho después cuando, a la vista de los resultados actuales, me he dado cuenta del valor de lo que conseguí", subrayó.
Entre sus mejores recuerdos están también dos tripletes consecutivos en los campeonatos de España en pista, a mediados de la década de los 70. "Gané dos años seguidos los títulos de 800, 1.500 y 3.000 metros. Disfruté mucho, pese a que eran cinco carreras en tres días, de viernes a domingo (la de 3.000 era final directa). Siempre pensé que, o mis rivales no entrenaban mucho o yo entrenaba el triple que ellas".
El sábado próximo, Carmen Valero, que se retiró en 1981 aunque regresó y volvió a ser campeona de España de cross en 1986, estará en Punta Umbría pero su maltrecha rodilla le impedirá tomar la salida en la "Celebrity race" benéfica junto a Mariano Haro, Sebastian Coe o Fermín Cacho.

1 comentario:

chapinero dijo...

Grandísima atleta. Por desgracia, no es suficientemente valorado lo que hizo en su día.