domingo, 20 de febrero de 2011

Grandísima Élian Périz

En los grandes campeonatos hay que elegir. Y yo me quedo este fín de semana con Élian Périz. La discípula de Arturo Martín ha dado una exhibición en la final de 800 metros. Una lección de seguridad, de honestidad y de clase. Confieso que me empiezan a hartar ya las liebres, el miedo a tirar (por eso también me ha gustado Juan Carlos Higuero  hoy) y el miedo a lanzarse a por un gran crono si crees que lo vales.
Sonó el disparo. Élian se puso en cabeza. Tiró con fuerza (30.5 al paso por el 200) y puso al grupo en fila. Así se evitan problemas. No hay codazos ni tropiezos. El que pueda que me siga, como una auténtica 'front runner'. 30.9 en el segundo 200. Élian, zancada suelta, ligera pero potente, muy elegante, siguió con el plan establecido. A muerte hasta el final. Margarita Fuentes-Pila intentó seguirla todo el tiempo. Corrió bien. Pero Élian seguía. 30.7 para el tercer 200. A apretar los dientes. Margarita no pudo darla alcance a pesar de que al final Périz (cuyo ejemplo siguió luego Marco en el 800 masculino) notó el esfuerzo en la última vuelta  (llegó en 2:04). Tercer título nacional para Périz, la mediofondista sin complejos, la atleta que confía en sí misma. Y yo me quito el sombrero ante su demostración de clase.

3 comentarios:

chapinero dijo...

Momento dulcísimo el de Elián.

Anónimo dijo...

De acuerdo, pero yo me quedo con los tres triplistas por encima de 16 m. y los 3 entrenados por el mismo técnico cuyo nombre no recuerdo ahora mismo. Chapeau para él y sus pupilos!!

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo contigo. Además, me alegra de que pongas también el caso de Higuero. Porque a Élian elegir esta estrategia le supuso el triunfo, pero a Juan Carlos, no. Pero admiras la actuación de ambos.

Hace unos años, Élian no estaba en un centro de alto rendimiento; y entrenaba después de trabajar 8h.

Su anterior entrenador era partidario de correr rápido en los Campeonatos, porque era la forma en la que la atleta tenía más opciones (en su opinión) y creía que estaba en sus piernas una ansiada mínima.

Recuerdo que en ese momento fueron muchos los que le criticaban, por incitarle a correr de esa manera...

Cómo han cambiado las críticas!!