viernes, 20 de agosto de 2010

Marc Roig cuenta sus experiencias en Kenia


A raíz de Mo Farah y sus experiencias entrenando en Kenia le solicité a Marc Roig que me contara sus vivencias en Eldoret. Sabéis que Marc se ha convertido en uno de los maratonistas de mayor progresión (2h25' en Valencia 2008 y 2h18' en Barcelona 2010). Ahí va su mensaje:

Ignacio,

Es difícil contarte en un e-mail mis aventuras kenianas, pues la verdad es que las hay de todos los colores. Me considero un afortunado por poder pasar temporadas en Kenia, pero es el tipo de vida que me va. Tengo una carrera universitaria pero escasea el trabajo de calidad, así que me monto un estilo de vida que ahora mismo es compatible: saber vivir con muy poco dinero y aprovechar las oportunidades para viajar, ponerme en forma y ganar algo de dinero (el caso extremo es el interraíl con zapatillas que hice el pasado verano: un mes por Europa por la cara, compitiendo en 9 carreras y visitando doce países, con un saldo positivo de 800€ y algo parecido en especies).

No tengo hipoteca ni alquiler (soy de los que viven en casa de los padres, todavía), así que con poco me lo monto. Estoy preparando varios viajes para el próximos año (uno a Kenia por lo menos, seguramente enero y febrero), pero ahora ya sólo visito el país para entrenar y estar con algunos amigos que con el tiempo he hecho. 

Allí la vida es sencilla y yo suelo vivir en Eldoret, que es la capital del Valle del Rift. No es una ciudad como las entendemos en Europa, es más bien un pueblo grande, pero con muchísima gente por las calles durante el día. No es el mejor lugar para entrenar (Iten, a 30km y donde está el Lornah Camp es mucho mejor), pero en Eldoret tengo a mis amigos y si viajo solo a Kenia es mejor estar allí para pasar con ellos el rato mientras no entreno.

Los horarios típicos de entrenamiento son las 6 de la mañana y las 10 u 11, cuando se hace el entrenamiento de calidad. Si entrenas en Iten es posible que te cruces con por lo menos 50 atletas en un rodaje cualquiera. En Eldoret es distinto porque no hay tantos atletas o las distancias son más grandes, así que muchas mañanas no me cruzaba con nadie, pero tampoco es mal plan ir a Kenia y entrenar un poco solo porque de otro modo te puedes pasar tres pueblos. Las series sí que las intentaba hacer con gente, pero sólo si iban a mi ritmo (no es difícil encontrar kenianos que quieran acompañarte, pero es posible que a la primera de cambio te pidan unas zapatillas como recompensa).

Por la tarde muchos atletas salen a hacer un trote como tercera sesión, sólo para soltar un poco las piernas. Yo nunca he hecho tres entrenamientos en un día, pero no lo veo mal si la intensidad total es poca (y si realmente no hay nada más que hacer en todo el día, que es lo que les pasa a muchos de los que se dedican en exclusiva a correr). Quizá este es un factor diferencial entre la profesionalidad keniana (africana) y la europea. ¿Cuántas semanas seríamos capaces de entrenar a tres sesiones al día? Hay que entender que esta intensidad se puede aguantar, pero a cambio de no hacer nada más en todo el día que no sea descansar para estar listo a la próxima sesión. A mí, sin ninguna duda, me costaría un huevo aguantar más de dos o tres semanas.

En fin, he aquí una introducción. Podeis buscar un artículo que escribió en El Punt el periodista Xavier Agustí y mejor si leeis un poco mi blog.

Abrazo!!


Marc Roig

3 comentarios:

Pablo Villalobos dijo...

Muy bueno Marc, gran persona y gran atleta. Con sus peripecias y viajes está construyendo un puente hasta que consiga llegar a las grandes marcas que le esperan en la ruta y le permitan seguir disfrutando de su gran pasión que es correr... y también viajar ;-)

Solidamente dijo...

La verdad es que espero que su esfuerzo le lleve lejos, o le acerque las metas según se mire, jeje. Pero sobre todo, que disfrute este camino. Como él dice, yo visito de vez en cuando su blog, pues es muy amplio, con una vida así, claro que no se queda sólo en carreras, jeje.

Ignacio Romo dijo...

A ver si Marc nos da una alegría en octubre y rebaja aún más sus 2h18'