domingo, 28 de febrero de 2010

1.500m: El análisis de Arturo Casado


Todo un lujo. Arturo Casado, que ha decidido este año no centrarse en la temporada de pista cubierta, analiza, en exclusiva para este blog, la final del 1.500 masculino disputada hace unas horas. Ahí teneis su particular visión de sus rivales de distancia:

Los cambios marcan las diferencias
"Los protagonistas de la final del Campeonato de España indoor de 1500 metros, celebrado este 28 de febrero en el Palacio Luis Puig de Valencia, han dado un buen espectáculo como cabía esperar de ellos y como acostumbran. Se trata de una prueba con un nivel medio muy alto, además de la prueba táctica por excelencia del atletismo. Esta prueba es de gran tradición en España y no en vano, este año se han logrado diez mínimas de participación para el Campeonato del Mundo celebrado en Doha (Qatar). Cada dos años en invierno se produce una criba durísima de cara a clasificarse al mundial de pista cubierta. La federación internacional (IAAF) sólo permite a dos representantes por cada prueba y país, en vez de los tres que se clasifican en el resto de grandes campeonatos tanto al aire libre como en pista cubierta. Esto, en el 1500 en España es mortal.
Álvaro Fernández, malagueño de Nerja, bajo las órdenes de Manuel Pascua es de los participantes de la final, junto con Juan Carlos Higuero, que mejores registros atesora. Sus 3:32.88 en aire libre y sus 3:35.8 en pista cubierta que datan del año 2004 y 2003 respectivamente son marcas realmente espectaculares. Este año, por problemas físicos, no pudo acudir al meeting de Valencia donde hubiera logrado un buen tiempo seguramente.
Álvaro Rodríguez es el más joven de los corredores, llamado a ser por los medios en numerosas ocasiones el sucesor de Fermín Cacho y con grandes méritos ya conseguidos. En el año 2007 fue proclamado campeón de Europa sub 23 de la especialidad y sus 3:35.6 de categoría promesa le auguran grandes éxitos. Llegaba a esta cita con la segunda mejor marca española de este año con 3:38.06.
Olmedo

Manuel Olmedo, gran ochocentista español que ha corrido numerosos grandes campeonatos representando a nuestro país durante consecutivas temporadas. Es un atleta que, a pesar de tener 26 años, se le puede considerar muy experimentado ya que se ha curtido en grandes batallas desde que era prácticamente un crío (con esta edad puede presumir de haber sido olímpico dos veces). Cansado de chocarse una y otra vez con las duras y a menudo fatales primeras rondas y semifinales de los campeonatos internacionales, decidió junto con su entrenador Enrique Pascual (dirigió también al mejor de nuestros atletas ya citado anteriormente, Fermín Cacho) realizar un cambio. Con su físico espigado, creyó que el 1500 se podía adaptar mejor a sus cualidades y obtuvo una gran marca sub 3:40 indoor que le situaba entre los mejores de la prueba reina de cara al campeonato de España.
Juan Carlos Higuero es el gran referente de la prueba de la última década. Ha acudido a prácticamente todas las grandes citas y a un gran número de finales importantes. Es poseedor de seis medallas internacionales. Su último gran éxito es un agridulce cuarto puesto en los últimos Juegos Olímpicos de Beijing, pero no por ello menos impresionante. También trató de realizar un cambio en su preparación en su incesante y muy profesional búsqueda de la mejora probando suerte con el entrenamiento en altitud. Probablemente por desconocimiento de los efectos, absolutamente personales, que este nuevo estímulo podría crear en su cuerpo, subió a los 2300 metros sobre el nivel del mar de Sierra Nevada un poco tarde. Esto hizo que las primeras carreras indoor que disputó se encontrara totalmente atrancado, pero conservaba la esperanza de que el efecto fisiológico positivo de la altura le hiciera rendir a un nivel superior tanto en Valencia como en Doha.
El otro burgalés

Diego Ruíz es también un atleta burgalés como Juan Carlos Higuero. Conocido por su gran final en los últimos metros ha disputado casi todas las últimas finales de los Campeonatos de España. Durante unos años intentó en muchas ocasiones clasificarse para un gran Campeonato pero el gran nivel que esta prueba atesora le impidió su participación. Fue el año pasado cuando por fin lo consiguió alzándose con una plata europea indoor de gran mérito en Turín. Al igual que Manuel y Juan Carlos, Diego cambió una serie de aspectos en su preparación. Por un lado, decidió cambiar de técnico. Anteriormente dirigido por Enrique Pascual (el entrenador de Olmedo), se puso a principios de temporada bajo la tutela de su novia, la entrenadora nacional Patricia Landáburu. Consecuentemente, cambió de residencia de Soria (donde reside Enrique) a su Burgos natal. Parece que el nuevo plan de entrenamiento funcionó y se presentó en Valencia con la mejor marca de los inscritos (3:37.86).
Cuando sonó el pistoletazo, como es de costumbre, el nerviosismo entre los rivales se palpaba. Eugenio Barrios, otro gran ochocentista que decidió probar suerte en el 1500, se puso al frente exhibiendo su gran estatura al resto de los atletas. La carrera salió lenta, como suele suceder en los últimos campeonatos de pista cubierta de 1500. Un paso de 2:08 en el 800 hizo que los participantes trataran de colocarse mejor. Higuero esta vez trató de adelantarse para evitar los empujones y encerronas que se pueden dar a estos ritmos tan lentos. Mantuvo esa posición hasta que un Álvaro Rodríguez muy bien colocado y corriendo tácticamente de forma muy correcta le arrebata la posición y se sitúa claramente primero a un poco más de 400 metros para el final de la prueba. Diego se mantiene a mitad de grupo un poco encerrado, una posición un poco peligrosa que él suele frecuentar. Detrás de él, tranquilo y haciendo poco gasto, se encuentra Olmedo. Higuero trata desesperadamente de arrebatar la posición a Álvaro pero este no se deja cambiando de ritmo en las rectas y manteniéndole en las curvas. Este gasto excesivo de energía lo va a pagar Juan Carlos. Cuando los atletas llegan a la última recta, Álvaro parece que va a ganar por el gran trabajo de colocación que ha realizado pero comete dos fallos que va a pagar muy caros. Por una parte, le flaquean las fuerzas y se ve sobrepasado por Diego Ruiz. Esto le va a llevar a reaccionar de forma instintiva abriéndose ligeramente a la calle dos para intentar impedir que Diego le adelante. Este acto va a ser aprovechado por Olmedo para también sobrepasarle por dentro realizando una gran demostración de sangre fría. El primero de los fallos lo puede corregir con el entrenamiento y el segundo con la experiencia. Higuero también fue adelantado por estos dos atletas acabando en un decepcionante, sobre todo para él mismo, cuarto puesto. Seguramente saque conclusiones constructivas sobre su nuevo método de entreno en altura. Diego ganó su segundo título indoor por dos centésimas a su excompañero de entrenamiento Manuel Olmedo.
Aunque los últimos tiempos de paso no fueron excesivamente rápidos (54 segundos los últimos 400 metros y 41 segundos los últimos 300 metros), estos grandes mediofondistas nos brindaron un emocionante final y deseo a los dos atletas que nos representen en Doha mucha suerte".

Arturo Casado.

3 comentarios:

Pablo Vega dijo...

Muy chulo el análisis de Arturo. Enhorabuena a Diego y Manolo y ánimos a Álvaro y Juan Carlos.

Punch dijo...

Precioso análisis. Y ahora, ¿quiénes deben ir? Álvaro o Olmedo como segundo? Siguiendo un criterio estricto Olmedo, pero Álvaro parece más preparado para una cita de este estilo. Parece complicado que Olmedo se meta en la final.

Manuel Vázquez dijo...

He visto la carrera en www.televeo.com y me parece muy interesante el punto de vista que se comenta. Ver una carrera y vivir una carrera son cosas diferentes. Excelente punto de vista.