viernes, 27 de noviembre de 2009

"Paquillo cambió después de Pekín"


Estuve con Carlos Melero hace dos años. Le vi trabajar con Paquillo, realizar tests de lactatos. Ha trabajado muchos años con él. Pero ahora está sorprendido. Aún no puede, ni quiere, creerse que la Guardia Civil haya encontrado EPO-CERA y anabolizantes en el domicilio del atleta Paquillo Fernández, en Guadix (Granada), durante la operación Grial contra el dopaje, aún abierta. Melero, doctor del Centro Andaluz de Medicina del Deporte, no sabe qué pensar. Conoce al marchador desde hace más de una década y ha supervisado su preparación médica y sus tests de esfuerzo durante años.
"Con lo que se está publicando, costará mucho limpiar la imagen de Paquillo aunque luego se demuestre que esto no era cierto", advierte el doctor Melero. "Yo estoy seguro de que Paquillo no ha hecho nada de lo que se está publicando", añade. Los hechos, sin embargo, son tozudos: la documentación intervenida en la clínica valenciana de Walter Viru médico detenido en la operación Grial, el mandato judicial para registrar el domicilio de Paquillo, lo que allí se encontró... "Yo creo que no está confirmado eso de las sustancias dopantes en su casa. Una cosa es que tuviera medicamentos pero eso de la EPO, no sé... A nivel personal me defraudaría un montón. Tenga en cuenta que conozco a Paquillo desde el año 1998, en una concentración que llevó a cabo en Sierra Nevada. Desde entonces hemos trabajado juntos. Es una década", recuerda Melero con nostalgia.
Transformación
Sin querer, a medida que la conversación avanza, el doctor Melero va cayendo en la cuenta de la transformación que ha experimentado Paquillo en el último año. "Lo que sí es verdad es que después de los Juegos de Pekín (2008) le vi raro. No ha sido el mismo en el último año. Con el cambio de entrenador [el atleta granadino abandonó hace unos meses al polaco Robert Korzeniowski] se acabó la comunicación que habíamos tenido durante años", reconoce Melero.
En la actualidad, Paquillo se entrena a sí mismo. Cuenta con la ayuda de Montse Pastor, técnica de la Escuela de Marcha de Guadix, viuda del marchador Manuel Alcalde y actual pareja del medallista García Bragado. "Lo que yo tengo claro es que este cambio de Paquillo no es por iniciativa suya. A mí ya me dio mala espina cuando rompió con Korzeniowski. El caso es que dejó de llamarnos, algo muy extraño, porque Paquillo es un tío muy cuadriculado, que lo planificaba todo al milímetro" confiesa el médico.
En efecto, el medallista olímpico (plata en 20 km marcha en Atenas 2004) ha sido siempre un atleta meticuloso. Diseñaba su puesta a punto y marcaba las fechas de los tests con mucha antelación. "De su estado actual no puedo hablar mucho, llevo aproximadamente un año sin ver sus analíticas. Es la primera vez que no hemos controlado su preparación para unos Mundiales (los de Berlín el pasado agosto)", señala el médico del Centro Andaluz, organismo dependiente de la Junta de Andalucía.
"Cuando le controlábamos ataja Melero, él estaba en sus valores de siempre, en hematocritos del 46%, totalmente normales. Si estás utilizando alguna sustancia, se detecta de forma instantánea en los tests", concluye Melero, entre abatido e incrédulo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Paquillo ha engañadoa todos empezando por él mismo. Que le caiga el peso de la ley.
Fuji73

Miguel dijo...

Si en verdad han encontrado esos medicamentos en su casa, por qué ni siquiera está imputado y si han detenido a los ciclistas y a los médicos. Raro, raro

Ignacio Romo dijo...

Miguel, Paquillo no está imputado porque no ha traficado. La Guardia Civil ha dicho que él es consumidor de sustancias dopantes (en su casa hallaron CERA-EPO y anabolizantes) pero no traficante.
Los que están imputados son los que han distribuido: el doctor Virú y toda su familia, además de los tres ciclistas, Cristina Navarro, José Ortega y Pedro Vera.

fema dijo...

No sé que pensar, por una parte digo, ¡no puede ser! por otra parte ¡como sea verdad!.

Para mi Paquillo es un mito, y como mito que es prefiero a Paquillo quedando el 20 pero dándolo todo, que el primero dopado.
Eso si dejemos que el tiempo pase, que los que tienen que investigar investiguen y cuando se sepa toda la verdad, si es culpable que le caiga todo el peso de su error, porque juzgarle antes de tiempo no es justo, para alguien que según el médico que sabe, hasta el 2008, todo lo que ha conseguido y ha sido mucho, ha sido gracias a su esfuerzo.

Aupa Paquillo, sigue luchando.

Anónimo dijo...

No seamos ingenuos,
Pantani era mi ídolo, e Indurain, y Ben Johonson, y Maurice Greene, y Bekele y Aouita, y el Chaba Jimenez etc,etc, pero todos ellos recurrieron a producos prohibidos para mejorar sus prestaciones, todos.
Conozco bien el ciclismo, no así el atletismo, y la Epo y la hormona del crecimiento son el pan de cada día, todo lo que argumentó el nefasto personaje de Jesús Manzano es cierto, todo. El dopaje es una intracultura en el mundo del deporte de élite. Hay ciento de productos que no dan positivo y son usados indiscriminadamente y otros usados en la preparación y la recuperación del entrenamiento. El día de la prueba no hay rastro en la sangre. Todo está bien medido, y sólo enganchan a los que se han equivocado o a los que se arriegan demasiado, recordemos por ejemplo a Vinokurov o Floyd Landis.
Paquillo se ha esforzado mucho, es cierto, pero con trampa. Eso no vale, o si? Es injustificable, un argumento totalmente demagógico y que atenta contra la inteligencia.
Un saludo a Ignacio Romo que tiene un gran blog.
Yo también apuesto por el deporte limpio.
Carlos.