domingo, 4 de octubre de 2009

¿Qué son las agujetas?



Es tiempo de agujetas. Al menos entre los atletas de élite, que vuelven a la carga tras la temporada de verano. Realmente, no importa cuál sea el nivel de forma física de un corredor, si cambia y realiza algún ejercicio nuevo (en el gimnasio por ejemplo) experimentará agujetas, esos incómodos dolores musculares que nos hacen recordar el entrenamiento de ayer...
¿Qué son las agujetas? Durante algún tiempo se pensó que eran cristales de ácido láctico, eran aquellos tiempos en que todo lo malo se adjudicaba a los lactatos. hoy ya se sabe que eso no es cierto.
Las agujetas son realmente roturas minúsculas de fibrillas musculares. Sería algo así como cuando te cortas un dedo con un papel: no es algo cómodo, pero puedes seguir utilizando el dedo. Tras esas pequeñas roturas, sucede lo habitual: los mecanismos de defensa del organismo se disparan, los leucocitos (antes llamados glóbulos blancos) acuden al rescate y los fluidos se desplazan a espacios que antes no ocupaban (edema). Resultado: inflamación. Realmente la inflamación y el dolor suelen alcanzar su máximo 48 horas después del ejercicio que ha causado las agujetas. Por eso a veces duelen más el segundo día.

¿Por qué aparecen?

Las agujetas pueden desencadenarse por tres motivos diferentes:

a) Cuando una aumenta de golpe la duración normal de una sesión de entrenamiento.
b) Cuando los músculos han estado habituados a un ejercicio diferente.
c) Cuando el individuo no está habituado al ejercicio o vuelve de un largo periodo de inactividad.

Para aliviar el dolor de las agujetas, lo primero que se debe hacer es aplicar hielo para reducir la inflamación. Una vez que el dolor comienza a reducirse, generalmente ya en el tercer día, es el momento de aplicar calor. Así aumentará el flujo sanguíneo recuperador. El masaje ayuda, pero un corredor debe prepararse para las molestias musculares si quiere mejorar: son el resultado del entrenamiento.
El gran consejo para prevenir las agujetas es no llevar a cabo cambios bruscos en el entrenamiento. "No hagas nada de golpe, ni demasiado fuerte, ni demasiado rápido. Siempre en progresión" recomiendan desde hace décadas los entrenadores de fondo (adjunto una foto de un gran atleta convertido ya en uno de los mejores entrenadores de fondistas europeos: Antonio Serrano). El entrenamiento (que en realidad consiste en generar microrroturas musculares para que la reconstrucción genere músculos más preparados) ha de ser variado. Y muy progresivo.


14 comentarios:

Anónimo dijo...

A mi las agujetas me aparecen la primera vez que piso el gimnasio cada temporada... o sea el martes pasado!
Fuji73

Anónimo dijo...

Buena pieza. A mi me dijeron lo de los cristalitos y el láctico y que tomara azúcar. Eran otros tiempos.
SUSO

Anónimo dijo...

De entrenador no sé, pero Serrano fue un gran maratoniano y yo creo que de los limpios ... en los años en que había mucho queroseno!
Juancho

Anónimo dijo...

Hola Juancho, no dudes en tus palabras.... pero no sé por qué haces este comentario.. supongo por que salgo en la foto.
Vaya fotito que me has sacado amigo Ignacio.... tiempo ha pasado ya.. fue con el Larios y está pegado a mí otro buen atleta: Antonio Silios.
Ah, voy a enviar este artículo a todos mis atletas... todo tienen agujetas el primer día de gym con pesas... y eso que hacen primero varios gimnasios con circuitos.. les daré tus consejos para que desaparezca el dolor.
Antonio Serrano.

Ignacio Romo dijo...

Antonio, esa fotografía debe de tener más de 15 años. Es de la época de los grandes meetings internacionales que organizaba Unipublic.

Anónimo dijo...

Serrano fue mejor corredor de cross que de maratón.

Anónimo dijo...

Serrano es un mal entrenador, nos hace tener unas agujetas tremendas a todos sus atletas, je,je! es broma!. Es bueno saber que gracias a las agujetas nuestos músculos se están preparando para nuevos entrenos, así que habremos de soportar este fastidioso dolor!!
Con cariño, JyD.

Anónimo dijo...

Aunque veo que va en broma, mi parecer es que Serrano es de los mejores técnicos. Yo ya estoy retirado pero igual me habría ido mejor en 5.000 si hubiera entrenado con él.

Anónimo dijo...

Buen tema. Las agujetas son una cosa de comienzos de temporada. Yo lo veo así.

Anónimo dijo...

¿Y lo del agua con azúcar? ¿Eso es un mito?
Chimo

Ignacio Romo dijo...

Chimo, efectivamente lo de tratar las agujetas con agua con azúcar o bicarbonato procede de la época en que se pensaba que eran cristales de ácido láctico.
Desde mi punto de vista, lo mejor es que las agujetas se vayan solas con entrenamiento suave y adaptación a los nuevos ejercicios de forma progresiva. En casos muy molestos, se pueden tratar con un simple antiinflamatoria, como el ibuprofeno.

Anónimo dijo...

¿Y el ibuprofeno no es doping?

Anónimo dijo...

¿Y el ibuprofeno no es doping?

Ignacio Romo dijo...

No. El ibuprofeno es un antiinflamatorio que no está prohibido por la legislación antidopaje.