jueves, 10 de septiembre de 2009

Un atletismo invertebrado


España invertebrada. La temporada finaliza y es momento de análisis. En Berlín vimos cómo la selección masculina ha caído en el panorama atlético mundial y sólo la excelente actuación de Marta, Natalia, Nuria, Beatriz y Mayte salvó los muebles. Hubo tres veteranos, Chuso, Chema y Eliseo Martín, que estuvieron por encima de lo esperado. El resto fue muy preocupante.
Faltan tres años para Londres. El año que viene aún aguantará la generación actual, y además, el hecho de que en 2010 se disputen Campeonatos de Europa y no Mundiales hará que España se lleve un buen botín en Barcelona. Habrá que valorarlo en su justa medida.
El atletismo español necesita una regeneración, un brainstorming, un proyecto con objetivos, una puesta en común de ideas para salvarlo porque el futuro que se anuncia después de los Juegos de Londres es muy preocupante. La selección junior (hasta la resurrección de este año) llevaba una década hundida y ese enorme bache generacional se va a acusar a partir de 2013.
Al margen de la falta de la figura del director técnico, tanto en su faceta de seleccionador como de cabeza de los técnicos de este pais, en España hay un problema muy serio en la captación de talentos. El atletismo escolar lleva tres décadas dormido y las Comunidades Autónomas tampoco dan frutos en la generación de futuras estrellas. Se dedican a becar a los atletas que llegan pero no a ir a buscarlos para que entren en el sistema.
Hay especialidades que dan pena y el caso más sangrante es el de los cuartetos de relevos. No hay uno solo que pueda competir con garantías. Ni uno de los cuatro. En hombres tampoco tenemos especialistas en 400, 400 vallas, triple o pértiga. Se acuerda uno de Cornet, de Alonso Valero, de García Chico ... de Luis Felipe Areta (en la foto, hace medio siglo).
Creo que hay mucho que mejorar en el atletismo español. Falta una visión de futuro, un mapa que muestre adónde se quiere ir. Faltan entrenadores por todas partes, las pistas están vacías, hay que rescatar muchos conceptos del atletismo amateur (cuando los atetas ganaban menos dinero pero eran más populares y había muchos más practicantes), hay que volver a los encuentros internacionales entre selecciones, a dos atletas por prueba. Siempre he pensado que atrae más público un España-Italia en Vallehermoso que todos los mejores del ranking mundial de 800 metros. Hay que involucrar a los managers y convencerlos de que hay otro tipo de competiciones con más sentido que el típico meeting, muy gastado ya. Hay que crear competiciones que generen más interés e involucrar más a la élite en la selección nacional. Con una selección más digna ayer se habría podido superar a Italia en el Decanation en el que España ha sido penúltima por delante de Finlandia. No es fácil, pero hay que trabajar en esa dirección. ¡Ah! Y gracias a Ortega y Gasset por el préstamo.



6 comentarios:

Pista de atletismo gratuita dijo...

Totalmente cierto. Sabido por muchos, pero siempre es bueno expresarlo en cualquier medio.

No sirve de consuelo, pero esa situación que describes es extensible al 80% de los deportes que se practican en España.

Pablo Vega dijo...

Muy buena reflexión desde mi punto de vista.

Luis Montes dijo...

Lo hemos comentado muchas veces, Ignacio: Estadio de La Residencia, Santiago de Compostela, mediados de los 80, una tarde cualquiera de primavera el estadio estaba lleno de chavales: dos saltando altura, dos longitud, 3 haciendo marcha, 2 ó 3 con las vallas, otro en la jabalina, 2 en el disco, 12 ó 13 haciendo series... Había 4 entrenadores que por nada o casi nada se pasaban en el estadio de 18:30 a 20:30. Ellos mismos, profesores de Educación Física, se preocupaban de traer chavales de los colegios. Había pruebas en Coruña o Vigo e íbamos un autobús cargado... Pero la gente se ha hartado de trabajar por nada y esa es la clave. El atletismo se profesionaliza y todos se benefician menos el entrenador. Sin masa crítica no aparece lo excepcional.

Saludos

Anónimo dijo...

Yo no sé cómo era antes el atletismo porque soy una atleta joven, pero el artículo me ha gustado. Susi

Anónimo dijo...

Pues la verdad es que aquellos encuentros contra otros paises,con dos atletas en cada prueba, es verdad que eran más interesantes que estos mítines llenos de africanos por todos partes a los que no conoce nadie porque cambian cada año. Buen post.
Mariano.

Anónimo dijo...

Me llamo Pedro y creo que el atletismo español está en proceso de recuperación, aunque creo también que algo falla en el sistema. A mi me dio envidia lo de los alemanes en Berlin. Bueno hay que ser positivos. Aunque lo del triple sí es curioso. Este Areta debía ser una máquina. Más de 16 metros en los años sesenta, qué tío!