domingo, 17 de mayo de 2009

IVÁN GALÁN NOS CUENTA SU DURA EXPERIENCIA EN EL MARATÓN DE LONDRES

¡Hola!
Perdona que haya tardado tanto en escribirte, ahora que no tengo tanto que entrenar intento sacar tiempo para estudiar y eso de meterme en Internet aunque sea para leer el correo no sé por qué razón se convierte en 1hora o más, jajaja, así que no me conecto.
Bien puesto que es para el blog de corricolari lo primero que quiero hacer es saludar a sus lectores, en segundo lugar agradecerte tu interés, tu tacto, tu sensibilidad y tu preocupación por los atletas españoles que se quieren dedicar a esto de correr maratones a nivel internacional, dejándonos una ventana abierta para poder expresarnos.
Respecto a mi experiencia fallida del maratón de Londres lo puedo resumir en que poco a poco me fui bloqueando muscularmente. Al inicio de carrera prácticamente me tenía que ir frenando porque los primeros kilómetros tienden hacia abajo. Durante los 10km iniciales iba acompañado de un inglés y un polaco, como éste último no quería pasar al relevo le animé a que lo hiciera, parece que le molestó porque incrementó el ritmo. Viendo que el polaco aumentaba la velocidad y que el ingLés lo seguía decidí quedarme solo porque no quería sobrepasar el ritmo de 3'08"/km que pretendía. Del km 15 al 20 empecé a notar que tenía que forzar más de la cuenta a las piernas para mantener el ritmo y me pareció mala señal aunque no quise pensar en ello.

El siguiente parcial de 5km (del km 20 al 25) aun teniendo la motivación de ir cazando al polaco y al inglés, junto a otro inglés nacionalizado que habían recogido, se me fue más de lo pretendido y realmente me di cuenta que las piernas no respondían a lo que yo esperaba, a pesar de ello quise seguir 5km más para ver si todavía era capaz de mantenerme.

En torno al km 26 atrapé a los dos ingleses y al polaco pero poco me duró porque en el km 28 las piernas se bloquearon por completo y traté de seguir hasta el km 30 como podía, en este punto ya perdía 1minuto respecto al parcial que trataba de hacer cada 5km (15'40").

Momento amargo

Tengo que añadir que seguí 400m más porque pensaba que el hotel estaba más cerca y aunque fuera trotando llegaría así pero en cuanto tuve un claro entre grandes edificios comprobé que no era así y fue el momento de la retirada definitiva. Éste es un momento amargo, no sé como describirlo. Se te pasan por la cabeza todos esos sufrimientos que has dejado atrás para llegar a esa cita, se te pasan todos los sacrificios físicos, psicológicos, todo lo que dejas de lado y lo único que bebes es la amargura, la tristeza, la desilusión, el desconcierto (¿qué he hecho mal?). Ves pasar gente y gente corriendo y yo me sentía impotente, mis piernas se quedaron bloqueadas por los impactos y a duras penas si podía andar, no por dolor sino por sobreuso. Muy amables fueron todos los voluntarios de la carrera, los servicios médicos e incluso la gente, uno de ellos me acompañó hasta la puerta del cercanías para regresar al hotel y dentro del cercanías la gente era muy simpática dándome ánimos.

En las siguientes horas de desconsuelo sólo tengo palabras de agradecimiento para mi novia Marta que trato de animarme a través del msn y por teléfono, de mi hermana y mis padres, de un amigo al que entreno, de Luismi Ruiz (mi psicólogo deportivo gracias a la UCLM y la Delegación de Deportes de la Junta de Castilla-La Mancha) y especialmente a los que allí se encontraban, mi manager Julia García y mi entrenador Jerónimo Bravo, se agradece especialmente que te comprendan en esos momentos tristes y muestren cariño. Al recordar estas cosas se me están poniendo los pelos de punta y un nudo en la garganta.
En fin, borrón y cuenta nueva. Estos son los momentos en los que tengo que hacer uso de los consejos que recibo y que doy a los atletas populares que preparo que no es otro que seguir intentándolo y disfrutar de lo que hago, correr.
Por último, quiero dar mi enhorabuena a los seleccionados para representar a España en los Mundiales de Berlin. Ver caras nuevas y de mi generación me alegra y me motiva para seguir intentándolo.
Un abrazo y un saludo para todos los seguidores del blog de corricolari.
Iván Galán

(Simplemente quiero añadir que me ha conmovido la narración de Iván. Sólo quiero darle las gracias por su sinceridad, su valentía y su disponibilidad para contar en este blog su triste Maratón de Londres. Iván, quiero recordarte unas palabras del tenista Novak Djokovic en una entrevista publicada ayer sábado en El Pais, antes de su trabajadísima y terrible derrota ante Nadal: "Lo que pasa, pasa. Saca todo lo bueno que puedas de esa experiencia y trabaja duro". Gracias otra vez, de corazón, Iván. Estoy seguro de que llevas dentro una marca de menos de 2h10'00" y un día saldrá. Ignacio Romo)





4 comentarios:

Pedro Nimo dijo...

¡¿Que decir a las palabras de Iván?!... creo que él lo ha dicho todo, y es mucho. La maratón tiene un encanto especial, un "algo" qu la hace incontrolable, distinta e ingrata... Estoy seguro de que Ivan acudía a Londres con más entreno y volumen que yo, en cambio, las sensaciones fueron bien distintas.
Estoy seguro de que esta especialidad tiene un componente genético... si tus piernas asimilan bien los impactos y cambios metabólicos... sin problema!, sino... a sufrir toca!.
Solo puedo darte ánimos, fuerza y ganas... en este deporte no debemos pedir suerte... sino JUSTICIA, entrena duro y "busca tu sitio", si crees que es en la maratón... A muerte!, sino, poco a poco, en el 10.000, media...
Un fuerte abrazo y hasta pronto;
Pedro Nimo del Oro

Crazysoul dijo...

Bonitas palabras, sin duda a gente que te anima tanto en los buenos como en los malos momentos es imprescindible, y en este tu caso eres afortunado, y como bien dices lo importante es buscar el lado positivo e intentar seguir disfrutando de esto del correr.
Seguro que con trabajo y un poco de suerte pronto te veremos finalizando un maraton y en los puestos de cabeza.
Saludos y suerte.

Anónimo dijo...

La próxima saldrá mejor. A seguir dándole fuerte.

Nano

Iván Galán dijo...

Gracias a todos por los ánimos. Como ya comenté en la entrevista antes de correr en Londres me considero un atleta constante, perseverante y que no se rinde facilmente. Lo volveré a intentar.
Iván Galán.