martes, 17 de marzo de 2009

¿Hay que irse a vivir a Etiopía o qué?


Mo Farah ha sido la gran sensación invernal del fondo en pista. El atleta nacido en Somalia, que defiende la camiseta del Reino Unido, explotó en la temporada inglesa de pista cubierta, corrió los 3.000 metros en 7:34 (récord británico) el 21 de febrero en Birmingham y se presentó en Turin como máximo favorito para los Europeos. Una vez en la ciudad italiana, protagonizó una sensacional carrera, una bellísima exhibición de front-running (al estilo de Dave Bedford en su día, de Sebastian Coe más tarde) y ya nadie fue capaz de seguirle. Por detrás suyo, el franco-marroquí Tahri y Jesús España, el madrileño de Valdemoro, lograron dos medallas valiosísimas.

¿Cuál es el secreto de Farah? Se llama Etiopía. El campeón de Europa pasó el mes de diciembre en el pais de Bekele. Se entrenó en altitudes muy elevadas, al estilo de Gebrselassie y ha visto cómo ese tipo de preparación encadenando más de seis semanas seguidas ha generado un efecto positivo en su masa total de hematíes -glóbulos rojos-. La ecuación es sencilla y ya la conocen los corredores: a mayor cantidad de hematíes, más hemoglobina, a más hemoglobina, mayor transporte de oxígeno a los músculos, y a mayor cantidad de oxígeno en la musculatura de las piernas, más se retrasa la aparición de la fatiga.


Cuatro días después


Las noticias que llegan desde Inglaterra son demoledoras. Cuatro días después de su victoria en Turín, el pasado jueves, Farah hizo las maletas y se marchó de nuevo a Etiopía. De todos modos, la altitud etiope no parece ser su único secreto. Farah se prepara bajo la supervisión de todo un sabio: Alan Storey, el guru inglés de las largas distancias desde los años ochenta. Entre la nómina de atletas entrenados por Storey se cuentan Mike McLeod, Mark Rowland o Sonia O'Sullivan. Este londinense de 62 años, que sabe mucho de fondistas y mediofondistas explica que "el pasado verano Farah se entrenó en altitud, en Saint Moritz, en el mes previo a los Juegos, pero se excedió. Yo no estaba con él para frenarle y llegó sobrepasado de forma. Por eso no se metió en la final de 5.000 de Pekín. Pero ya hemos aprendido: este año sólo cuenta Berlín. No esperéis grandes marcas de Mo antes de los Mundiales. Hace años el australiano bajó de 13 minutos y semanas después lo pagó en los Campeonatos del Mundo".

En cualquier caso, Etiopía está de moda. Un atleta nacido en Etiopía, Alemayehu Bezabeh, se proclamó campeón de España de cross el domingo en Albacete. Es su primer título nacional y hay que esperar mucho de este atleta, dirigido por Manolo Pascua, en el futuro. ¿Su secreto? Su calidad natural. También ha estado entrenándose en Etiopía: dos veces en el último año.



4 comentarios:

Espartano dijo...

Pero esto no es un secreto, nuestros Atletas Españoles hacen exactamente lo mismo, entrenando en altitudes elevadas y luego bajando a competiciones al nivel del mal y si no que se lo pregunten a Nuria Fernandez.

Luis Montes dijo...

Ignacio, esto es un desastre. Hace 25 años había atletas nacidos en Europa de origen europeo que corrían los 5000 en el filo de los 13 minutos y los 10.000 en 27:13. ¿Quién se acerca hoy a esas marcas? Nadie, ni siquiera los nuevos europeos de origen africano. El atletismo europeo lleva años en una profundísima crisis.

Saludos

Juanki dijo...

Igual es que están obligados a la crisis por falta de medios o de "confianza" en los recursos, justo como la crisis que atravesamos ahora. No me puedo creer que los de ahora sean peores y menos con la materia prima que veo.
Saludos

Luis Montes dijo...

Oye Ignacio, podrías hacer un artículo sobre el pozo en el que está el atletismo europeo. ¿Te acuerdas del 10.000 de Praga 78? No creo que volvamos a ver nada semejante.

Saludos